Usted está aquí

02.03.2016
La hora de los olvidados

Con mucha pena, en estas últimas semanas, el fútbol ecuatoriano despidió a tres figuras de su historia: Félix Lasso, Eduardo García e Ítalo Estupiñán. Y fue el tiempo preciso para que las nuevas generaciones pregunten ¿Quiénes eran?, o ¿Por qué no salen en el play station? Tres futbolistas que, en su espacio de tiempo, llenaron de gloria y buenos momentos al balompié de nuestro país.

Lasso fue goleador en Barcelona, Emelec, El Nacional y Liga de Portoviejo; emigró y triunfó en la Universidad de Chile, en tiempos en donde ese mercado era casi nulo para un futbolista ecuatoriano. Marcó varios goles con la Tricolor ecuatoriana. García fue Campeón con Emelec como jugador, entrenador y dirigente. Es para los azules lo que Alfredo Di Stéfano para el Real Madrid, aunque ustedes no lo quieran creer. Y Estupiñán fue dos veces Campeón en el fútbol mexicano, una vez Campeón de la Copa Interamericana, y el primer jugador en ganar el Trofeo Citlalli, al Mejor jugador de un torneo azteca.

Motivos suficientes para que estén en el Olimpo del fútbol ecuatoriano, en donde es costumbre ignorar a los protagonistas cuando dejan de ser mediáticos. No nos podemos olvidar que, por ejemplo, grandes de nuestro fútbol, se han despedido de esta actividad en el olvido o en ceremonias forzadas, lejanas a lo que entregaron en la cancha. A Carlos Luis Morales y Luis Capurro les entregaron placas en eventos que no eran para ellos, Alex Aguinaga se organizó su propia despedida, y Agustín Delgado jugó un partido con la Selección cuando ya estaba retirado.

A estos ejemplos que mencionamos podemos añadir a muchos futbolistas que no brillaron como los anteriores, y que murieron en el abandono y en la indigencia. A otros que no les fue tan mal en la parte económica y que supieron hacer algo más en su vida, pero que igual fueron olvidados. Las nuevas generaciones de hinchas de los equipos deben conocer, valorar y exigir respeto y consideración para quienes hicieron grandes a sus clubes y al fútbol ecuatoriano en general. Hay ocasiones que a estos ex deportistas no les permiten ni el acceso a los estadios.

Es momento de recoger la historia del fútbol ecuatoriano y darla a conocer. Es momento de que quienes estamos inmiscuidos en esta actividad nos comprometamos a entregar detalles, datos, anécdotas, de quienes lograron cosas importantes para nuestro país. Enseñemos a las nuevas generaciones a valorar el esfuerzo de un deportista, y que, a los Valencia, Caicedo, Montero, Noboa, etc., no les falta, en unos años, la consideración y el cariño de la afición, y la gratitud de los clubes a los que defendieron. Y que económicamente tengan, por lo menos, lo que se merecen. 

Jorge Baldeón Medina

Radio Pública de Ecuador

Califique esta información
Total votes: 90